Jue
diciembre
13
2018
Ciudad de México
Logom

La Catedral Vieja, joya del tesoro cuencano

Por Juan Carlos Astudillo | November 25, 2018


Cuando hablamos de Cuenca, Ecuador, no podemos dejar de pensar en la belleza del Centro Histórico de esta ciudad milenaria que conserva una huella española en la traza en damero de la urbe.

De la misma forma, varios edificios coloniales o de estilo colonial que hacen de Cuenca un paraíso arquitectónico para admirar todos los detalles que permiten la imaginación, a más de aquellas “irrealidades” que la hacen (entre otras razones) Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1999: dos catedrales en un parque central dedicado a un niño héroe; una plaza hecha de flores y 19 iglesias en menos de 200 hectáreas; cuatro cruces delimitando los límites de la vieja urbe que, hace 60 años, no era más que tres cuadras a partir del parque central y cuatro ríos alimentando un valle rodeado de montañas sagradas para la cosmovisión cañari, sin contar con que uno de ellos, nuestro Tomebamba y en medio de esta contemporaneidad, divide la ciudad antigua de la moderna y floreciente, otro lujo arquitectónico y paisajístico para el país y el mundo.

Una ciudad como sacada de un cuento o mejor, una ciudad que va describiendo un cuento de escenarios vivos, con paisajes en donde el hombre a plasmado su visión para lo sacro tanto en las montañas como en las iglesias y éstas, sobreponiéndose al tiempo, nos las traen como para que no olvidemos el espacio que nos sostiene en cuanto colectividad y todas las herencias que ostentamos.

Por ello, la Fundación Municipal Turismo para Cuenca invita al mundo entero a conocer y enamorarse de esta ciudad, recorriéndola paso a paso en todas las posibilidades que ofrece para el turismo, entre tantas otras razones, sus museos emblemáticos.

Un museo con más de una maravilla que ofrecer

Construida apenas 10 años después de la fundación española de la ciudad, la Iglesia del Sagrario o Catedral Vieja hace honor a su nombre al ser una de las edificaciones religiosas más antiguas de Ecuador.

Por otro lado, contando con las bases sobre las cuales se levanta esta hermosa y ecléctica edificación, es decir, tomando en cuenta que para su construcción se utilizaron piedras labradas de la ciudad Inca de Tomebamba, deberíamos considerar que su antigüedad rebaza nuestra historia en cuanto civilización occidental, ya que, como decía Juan Matus, el mítico personaje de Castaneda, los objetos se guardan partes de la realidad a la que se deben.

La Iglesia del Sagrario nació el 12 de abril de 1557, de la mano con la fundación de esta ciudad y que, en su estructura y función española-mestiza, articula el corazón de la urbe al emplazarse en el Parque Calderón, junto con las edificaciones que detentaban el poder social y religioso en aquellos tiempos.

Iglesia, Catedral y ahora Museo de Arte Religioso, el visitante no puede pasar por alto la belleza que resaltan todos los detalles de este edificio que tardó seis años en ser restaurado, debido a la enorme cantidad de tesoros artísticos que alberga. Y podríamos tardar horas en intentar describir todo lo que hace de éste un lugar de visita obligada para el cuencano y para el turista, pero bástenos con decir que obras como La Última Cena, de esculturas tamaño natural talladas en madera y tela encolada (tela cocinada con cola de conejo, como pega), atribuidas al artista Daniel Alvarado; o el órgano tubular que fue hecho en Cuenca por Estevan Cardoso en 1739; o el púlpito de madera y pan de oro hecho por Sangurima y en el cual podemos observar los pasamanos de las gradas de ingreso que simbolizan las costillas de Cristo o, para los amantes de la pintura, la más antigua encontrada en la nave central de la iglesia, rescatada detrás de una pared bajo varias capas y que data del año 1573, rescatada gracias a un documento en el cual se narra la donación de dicha pintura para la iglesia.

Como podemos ver, una estructura que dice mucho de lo que es Cuenca: antigua, hermosa, rizomática y llena de encantos al punto de, como dijo el sabio colombiano Caldas, al referirse a la torre de nuestra catedral: “torre más célebre que las pirámides de Egipto…”, haciendo referencia al servicio que brindó la misma en cuanto punto de medición, junto al cerro Francés Urco, en Tarqui, para los estudios sobre cuadrante terrestre de la Misión Geodésica Francesa.

Es difícil intentar resumir toda la belleza e historia que encierra la Catedral Vieja de Cuenca por lo que visitarla, caminarla, disfrutarla y escuchar atento a la interpretación que los guías de planta tienen para compartir con los visitantes es mucho mejor.

Cabe mencionar que la Cápsula está abierta de lunes a viernes, de 9 a 13 y de 14 a 18 horas; y los sábados y domingos abre de 10 a 13 horas.

Directorio

Juan Enríquez Olguín
Director general

Emilio Enríquez Rivera
Community Manager

Información
 (52-55) 5526 9855
 55 2180 2808
info@nexosturisticos.com.mx